Un nuevo estudio confirma que el bloqueo es la medida más eficaz contra la piratería

Un riguroso trabajo de campo de la Carnegie Mellon University concluye que cuando los principales sitios de piratería son bloqueados aumenta el acceso online a los contenidos culturales y de entretenimiento desde servicios y fuentes legales.

Incluso cuando los escépticos y hasta los contrarios a los derechos de autor reconocen el alcance de la piratería, muchos descartan su importancia, alegando que no resta valor a las ventas legítimas. Sin embargo, un creciente conjunto de investigaciones demuestra que la piratería tiene un impacto negativo en las mismas. Un riguroso meta-análisis de la literatura académica que examina los efectos de la piratería online muestra que la piratería tiene un claro y empírico impacto, estadísticamente significativo, sobre los beneficios de los creadores de contenido. La gran mayoría de informes (25 de 29 trabajos empíricos) afirman que la piratería perjudica a los creadores.

Algunos defensores de un copyright débil argumentan que el bloqueo web no es bueno, ya que los ladrones de contenido siempre encuentran otros sitios a donde ir. En la práctica, esto no es tan así. Un nuevo estudio de la Carnegie Mellon University (CMU) muestra que la última expansión del bloqueo de webs en Reino Unido ha sido eficaz en la lucha contra la piratería digital. Este estudio, publicado en abril de 2016, utiliza los datos de consumo para analizar el impacto de una orden judicial que ordenó a los ISP bloquear 53 sitios web en Reino Unido en noviembre de 2014. Este estudio muestra que el bloqueo de sitios web, cuando se hace en una escala lo suficientemente grande, puede cambiar significativamente el acceso de los consumidores a material infractor de derechos de autor online.

Los mandatos de los tribunales están dirigidos a sitios web cuyo propósito es claramente facilitar la infracción de copyright a gran escala. Es responsabilidad de los titulares de derechos demostrar a la corte que cada sitio web que desea bloquear (cada caso implica una serie de sitios web) están de hecho facilitando una generalizada violación de copyright. Si los titulares de derechos tienen éxito, el tribunal emite una orden judicial que obliga a todos los proveedores de Internet en Reino Unido a bloquear el sitio web infractor primario y cualquier otro sitio web al que el operador se desplace en un intento de eludir el bloqueo (por ejemplo digitalpiracy.com  a digitalpiracy2.com).

El estudio de la Carnegie Mellon University pone a prueba empíricamente una comprensión intuitiva sobre la aplicación de los derechos de autor online: si suficientes sitios de piratería están bloqueados, entonces la gente va a cambiar a fuentes legales, especialmente dado el creciente número de tales servicios. El estudio analiza los datos a nivel de los consumidores sobre algunos meses (tanto pre-y post-bloqueo) para buscar la forma en que tras el bloqueo de 53 sitios web cambió el comportamiento del usuario en función de su consumo de contenidos ilegales y legales. El bloqueo fuerza a los consumidores en el Reino Unido, y otros países que utilizan el bloqueo de sitios web, a hacer una elección: encontrar formas de burlar el bloqueo, buscar otros sitios para acceder a contenidos pirateados, aumentar el uso de los canales legales, o disminuir su consumo de los contenidos de que se trate.

Los resultados mostraron claramente que los bloqueos de sitios web fueron efectivos en el cambio de comportamiento de los consumidores. Para estimar el impacto de los bloqueos, el estudio determinó la diferencia entre la actividad observada por los usuarios después de que los bloqueos fueron aplicados y la contrafactual estimada (como si no se hubieran aplicado los bloqueos) para las visitas de estos usuarios a sitios de piratería, de vídeo con publicidad y de suscripción. El estudio encontró que:

– El bloqueo de estos sitios fue efectivo, provocando una caída del 90 % en las visitas a los sitios bloqueados por los usuarios en la muestra del estudio (de 86.735 visitas a sitios bloqueados a 10.474), mientras que no causa aumento en el uso de sitios de piratería no bloqueados.

– El bloqueo de estos sitios web tuvo un impacto significativo sobre la piratería: una disminución del 22 % en la piratería total para todos los usuarios afectados por los bloqueos (en relación con la estimación hipotética de lo pirateado si no fuera por los bloqueos).

– Los bloqueos cambian el comportamiento del consumidor. El estudio estima que los bloqueos causaron un aumento del 10 por ciento en las visitas de los usuarios a sitios legales de streaming con publicidad, tales como la BBC y Channel 5. También causó un aumento del 6 por ciento estimado en las visitas de los usuarios a sitios de streaming bajo suscripción como Netflix. Esto contrasta con el aumento del 12 por ciento en las visitas a los sitios basados en suscripción en el estudio de 2013. La última cifra puede ser menor debido al aumento de la sensibilidad al precio de los piratas restantes en 2014, o debido a la popularidad más baja de los 53 sitios en 2014 en comparación con los 19 sitios bloqueados en 2013.

– Pocos usuarios eluden los bloqueos de sitios web. Las estimaciones del estudio de que el acceso a los sitios VPN aumentaron un 30 por ciento después de los bloqueos no deja de ser una cifra proporcionalmente baja. Las estadísticas descriptivas muestran que el uso global de los servicios de VPN es pequeño en relación con las visitas a otros sitios. Por ejemplo, los usuarios en el estudio hicieron 86.735 visitas a los sitios de piratería antes de que fueran bloqueados, pero sólo 1.688 accedieron a esos sitios vía VPN.

– Los bloqueos tuvieron el mayor impacto en los usuarios más frecuentes de sitios de piratería. El estudio estima que los bloqueos causaron que los usuarios de piratería más intensivos redujeron el uso de material pirateado en un 28 por ciento, mientras que se produjo un respectivo aumento del 48,1 por ciento y del 36,9 por ciento en sus compras de servicios con publicidad y de suscripción.

Son destacables algunas diferencias entre los estudios de la CMU en las dos rondas de órdenes de bloqueo en Reino Unido -la primera de 2013, y la segunda a partir de 2014-:

A mayor número y variedad de fuentes legales es más fácil usar los bloqueos de sitios web para empujar a la gente lejos de la piratería. Una mayor disponibilidad y la competencia en los sitios de contenido legal hace que sea más fácil persuadir a la gente a usar fuentes legítimas. La diferencia en el impacto que tuvieron los bloqueos puede ser en parte debido a cambios como el desarrollo de canales de distribución legales, tales como Netflix, que se hicieron más frecuente entre 2013 y 2014.

Los mejores resultados provienen del bloqueo de los sitios más populares. Los usuarios de piratería estaban más fuertemente concentrados en torno a un pequeño número de sitios de piratería cuando la primera ronda de ellos fueron bloqueados en 2013, lo que significa que sus usuarios fueron dispersados entre un mayor número de sitios cuando el segundo conjunto de webs fueron bloqueadas en 2014.

El bloqueo tiene el mayor impacto en los grandes consumidores de material pirateado. El resto de los usuarios que consumen material pirateado en 2014 puede haber sido el “núcleo duro”. Aquellos consumidores que estaban menos comprometidos con la piratería ya se habrían desplazado a los contenidos legales (debido a la disponibilidad de fuentes legales y el impacto de los bloqueos anteriores), dejando sólo a los usuarios más intensivos de piratería, ya que estos consumidores tienen una mayor “disposición a pagar” en términos de costes de búsqueda.

En resumen, el estudio muestra que, si bien bloquear sitios web no va a resolver la piratería online (ninguna herramienta, ley o práctica lo hará de forma individual) sí que la reduce significativamente y se produce un aumento del consumo de contenidos legales. Corresponde entonces a otras políticas dirigirse a diferentes partes del proceso de la piratería, que Reino Unido por ejemplo concreta a través de un sistema de respuesta gradual para que los ISP notifiquen a los usuarios la infracción, la financiación de campañas de educación sobre el acceso a los contenidos legales e ilegales, y una unidad policial especializada para investigar y hacer frente a la infracción de copyright. Todas estas medidas, cuando se combinan con servicios e innovaciones tecnológicas, ayudan a inclinar la balanza de nuevo hacia los creadores digitales que se basan en la propiedad intelectual para apoyar y proteger sus creaciones, lejos de la piratería rampante que socava su creatividad.

Tipos de bloqueo

Los sitios de piratería se aprovechan del hecho de que la economía online se ha vuelto más compleja y más fácil de explotar. Hay muchos intermediarios que agregan el espacio de los anuncios de una serie de sitios web (tanto legítimos como ilegítimos) que los anunciantes utilizan. Esto hace que sea fácil para los sitios web que alojan contenido ilegal obtener ingresos por publicidad, incluso de marcas y negocios legítimos.

Bloqueo de sitios web

Hay tres métodos principales para el bloqueo de sitios web: bloqueo de direcciones IP, bloqueo de DNS, y bloqueo de URL. Si bien puede haber maneras para que los usuarios y los operadores de sitios de piratería burlen estos métodos, es importante recordar que el objetivo del bloqueo web, al igual que otros métodos, no es eliminar la piratería online por completo, sino cambiar el comportamiento de los consumidores, aumentando el gasto del tiempo y la voluntad de encontrar lugares alternativos y herramientas de elusión, para hacer las fuentes legales de contenido más atractivas.

Bloqueo de direcciones IP

Cada ordenador tiene una dirección IP, similar a una dirección o número de teléfono. Cuando un usuario se conecta a Internet, todos los paquetes de datos enviados o recibidos a través de Internet (por ejemplo, mensajes de correo electrónico o direcciones web) llevan esta dirección IP al igual que todos los destinos en Internet. Dado que los ISP actúan como centrales de intercambio para el acceso de los usuarios a Internet, se puede modificar la configuración de red de un equipo para descartar peticiones de los usuarios para acceder a las direcciones IP de los sitios bloqueados. Los costos de este proceso son bajos ya que la lista de direcciones IP se mantiene de forma centralizada por los ISP. Muchos ISP y operadores de red troncal de Internet ya utilizar este proceso por razones de seguridad (para luchar contra el malware y el spam, por ejemplo).

Hay algunas maneras para eludir el bloqueo de IP, pero estos son engorrosas, y la mayoría de los usuarios de Internet no tienen las habilidades técnicas sofisticadas (y la motivación) para eludir el bloqueo. Los operadores de sitios web pueden eludir el bloqueo de IP mediante la obtención de nuevas direcciones IP y la reconfiguración de sus nombres de dominio para que los usuarios vayan a estas nuevas direcciones IP, pero esto también es engorroso, especialmente si los usuarios lo tienen que hacer repetidamente. Pueden eludir los bloques de direcciones IP mediante el uso de software (tal como una VPN -red privada virtual- encriptada) para informar de su conexión a Internet a través de un servidor que se encuentra con un ISP diferente o a través de un operador de red troncal de Internet diferente que no se vea afectada por el bloqueo, pero la mayoría de los usuarios no son tan sofisticados.

Bloqueo de DNS

Un ISP puede bloquear un dominio completo al hacer cambios de configuración en su servidor DNS. Cuando un usuario solicita acceder a un sitio web en particular, como dominio.com, el servidor DNS del ISP del cliente reconoce el dominio como un sitio bloqueado, no permite que se traduzca en una dirección IP, y responde al usuario que el dominio no existe o le redirige a una página web informativa. El bloqueo DNS es rápido de implementar, ya que los sistemas existentes pueden adaptarse fácilmente, y sólo requeriría un incremento modesto de la inversión para los ISP (sitiopirata.dominio.com en lugar de dominio.com).

Por otra parte, como en el caso del bloqueo de IP, si el dominio principal lo opera un sitio que tiene el propósito principal de facilitar el acceso ilegal a material con copyright, entonces es un objetivo legítimo. Los críticos afirman que el bloqueo de DNS, como el bloqueo IP, causará un “daño colateral”, debido al riesgo de un exceso de bloqueo, ya que un único dominio puede alojar muchos sitios web. Sin embargo, este riesgo se puede abordar mediante la aplicación de bloqueo de DNS a nivel de subdominio.

Un operador del sitio que aloja el material infractor de derechos de autor sólo sería capaz de eludir el bloqueo de DNS utilizando otro nombre de dominio, pero al igual que el bloqueo de IP, esto se vuelve muy complicado. Los usuarios son capaces de eludir este proceso utilizando otro servidor de nombres de dominio (por ejemplo, los usuarios pueden utilizar una red privada virtual –VPN- para conectarse a un servidor DNS alternativo no sujeto a las órdenes de bloqueo). Sin embargo, al igual que con el bloqueo de IP, sería un error suponer que el usuario medio de Internet tiene las habilidades técnicas superiores a la media necesarias para hacer esto. Muchos, si no la mayoría, de los consumidores tienen bajos niveles de conocimientos informáticos y ciertamente no son lo suficientemente sofisticados como para comprender cómo manipular la configuración de DNS en la configuración de la red de sus ordenadores, teléfonos móviles y otros dispositivos conectados a Internet.

Por último, un programa de evasión (tales como redes privadas virtuales cifradas) probablemente no va a ser adoptado por muchos, ya que los estudios muestran que algunos usuarios utilizan este tipo de herramientas en los países donde el gobierno restringe el acceso a ciertos sitios web. Por ejemplo, un estudio realizado por el Centro Berkman para Internet y Sociedad de la Universidad de Harvard encontró que “no más del 3 % de los usuarios de Internet en los países en que se utiliza el filtrado utilizan herramientas de elusión”. El número real es probablemente mucho menos.

Bloqueo de URL

El bloqueo de URL requiere que el ISP examine tanto las cabeceras de los paquetes IP (que contienen las direcciones de origen y destino IP) como el contenido del paquete IP. Esto se hace a través de una inspección “superficial” o “profunda” de paquetes (DPI) que examina el contenido del paquete en tránsito, en lugar de simplemente la dirección IP de los dispositivos de origen y de destino. Una inspección poco profunda de paquetes se centra en las direcciones IP y las especificaciones técnicas, tales como combinaciones de puertos y protocolos. Una inspección profunda de paquetes examina características o valores específicos del paquete. Cuando un paquete que coincida con el sitio bloqueado por dirección IP, host de destino, o incluso una determinada palabra clave, pasa a través de un dispositivo DPI, la conexión de red puede ser terminada. Estas inspecciones pueden ser realizadas por el router del ISP o un proxy que fuerza todo el tráfico con el fin de acceder a Internet (tales servidores proxy son comunes en las escuelas y las empresas, con caché de contenido para sitios inapropiados, y proporcionan cierta seguridad).

Este proceso puede bloquear sitios web específicos o direcciones de sitios web. Dada esta capacidad, el bloqueo de URL es el método más preciso, evitando así el exceso de bloqueo. El bloqueo de URL combina las ventajas de ambos bloqueos, el de IP y el de DNS. Para ser eficaz, el bloqueo de URL necesita ser diseñado de manera que sólo afecte a tipos específicos de tráfico de la red, por ejemplo los sitios que promueven activamente el terrorismo, facilitan pornografía infantil o la infracción de derechos de autor.

Los costos del bloqueo de sitios web

Los costos del bloqueo de sitios web varían según el tipo de bloqueos utilizados y el país de aplicación. Más procesos intensivos, como inspecciones profundas de paquetes, cuestan más. Todos los procesos de bloqueo de sitio web implican costes de soporte técnico para administrar el proceso de bloqueo en la red de un ISP y en atender llamadas de los usuarios acerca de por qué no pueden acceder a ciertos sitios. Hay costes de alojamiento de la página de destino a la que son redirigidos los usuarios que intentan acceder a sitios bloqueados, según se requiere en muchos países.

El regulador de las comunicaciones de Reino Unido, Ofcom, posiciona así los costes de las diferentes técnicas de bloqueo:

– Bloqueo dirección IP: bajo costo;

– Bloqueo de DNS de bloqueo: costo incremental marginal;

– Inspección superficial de paquetes: bajo costo si se aplica sólo en los routers, costoso si se aplican en los dispositivos de firewall;

– Inspección profunda de paquetes: relativamente costosa dada la inspección del tráfico en la red; y

– Bloqueo de URL: potencialmente costoso dado configuraciones de hardware y de software, pero esto cambiará a medida que se trasladan a las redes de los ISP.