Los retos contra la piratería, a debate en los XVIII Cursos Aedem

La Asociación española de editores de música (Aedem) celebró los XVIII Cursos de formación para editores de música, que este año coincidieron con el cuarenta aniversario de la asociación. El programa incluyó una ponencia de Carlota Navarrete, directora de la Coalición, y una mesa de debate que analizó la evolución reciente de la lucha contra la piratería digital y presentó algunas propuestas de futuro.

La población barcelonesa de Caldes d’Estrac acogió entre los días 8 y 10 de mayo los XVIII Cursos de formación para editores Aedem. En el arranque de la primera jornada, Per Strömbäck, editor del observatorio Netopia y autor de 21 Digital Myths, ofreció un detallado resumen de la evolución de la protección de la propiedad intelectual en Suecia, país que vio nacer al Partido Pirata y en el que en apenas diez años se han reducido considerablemente los accesos ilícitos a contenidos protegidos.

¿Es Suecia un modelo a seguir en la lucha contra la piratería? Sí a juicio de Strömbäck, pues la evolución y resultados, observados en el marco de la última década, han sido muy significativos desde la ya lejana irrupción del Partido Pirata, cuando tanto socialistas como conservadores lo encontraron “simpático” y permitieron el desarrollo no solo de sitios como The Pirate Bay sino también de otros como Dreamfilm que, sorprendentemente, incluso cobraban una suscripción a los usuarios a los que facilitaba miles de contenidos musicales y audiovisuales pirateados.

“Todo eso es cosa del pasado. Hoy la percepción social mayoritaria es que la piratería de contenidos culturales y de entretenimiento es una lacra, y el Partido Pirata como movimiento político está muerto”, aseguró Strömbäck. “Sin embargo –concluyó el editor de Netopia-, existen importantes retos de futuro porque la piratería sigue siendo un problema, y probablemente la solución no esté en una única línea de acción sino en varias de ellas combinadas: educación, más oferta legal, legislación…”.

“Calculamos que en cinco años se podría invertir la tendencia de la piratería”

Carlota Navarrete, directora de la Coalición, resumió los principales datos del último Observatorio de piratería y hábitos de consumo digitales, recordando que en 2016 hubo todavía 4.128 millones de accesos ilegales a contenidos, un 4,2 % menos que en 2015, pero aumentó un 6,8 % el lucro cesante sufrido por las industrias culturales y de contenidos, alcanzando los 1.783 millones.

“Es decir, aunque la piratería digital ha experimentado en España un ligero descenso en cifras absolutas –detalló Navarrete-, se mantiene el porcentaje de ciudadanos que acceden a contenidos pirateados, e incluso aumenta en algunos sectores como los de la música y los libros. Pese a que la música fue el contenido que antes se adaptó por completo al entorno digital, el porcentajes de individuos que realizan accesos ilícitos a música sigue siendo de un 26 %”.

“La situación demuestra que las medidas legislativas tienen una incidencia positiva pero los resultados de su aplicación siguen siendo insuficientes. Necesitamos que se dediquen más medios y una mayor agilidad en el procedimiento. Estamos ante el primer descenso de la piratería en diez años y es una gran oportunidad para revertir el gran perjuicio que ocasiona a los creadores y a las industrias pero también al empleo, a las arcas públicas y a la competitividad de nuestro país en el mercado global”.

Calculamos que en cinco años se podría invertir la tendencia de la piratería, lo que permitiría el desarrollo de un mercado más sano de la música grabada. Para ello será imprescindible que la Administración dote de recursos humanos y materiales a los responsables de la lucha contra la piratería, que necesitan presupuesto y medios”, concluyó la directora de la Coalición.

¿La solución? Combinar oferta legal, concienciación y aplicación de la ley

Moderada por Per Strömbäck, en la posterior mesa de debate intervinieron Carlota Navarrete; Luis Felipe Palacios, director general de SGAE; Beatriz Sánchez-Eguibar, directora de la Asesoría Jurídica de Agedi; y Javier Díaz de Olarte, responsable de los Servicios Juridicos de Cedro.

“Contra la piratería la estrategia más eficaz probablemente sea combinar la concienciación social con la aplicación de la ley”, señaló Beatriz Sánchez-Eguibar. Coincidieron el resto de intervinientes en que la lucha contra la piratería de contenidos en internet sólo puede llevarse a cabo a través de una estrategia basada en tres pilares: una oferta legal cómoda y accesible; una concienciación social que se inicie en los planes educativos; y, además de mejorarlas progresivamente, aplicar las medidas legales que ya existen.

Javier Díaz, por su parte, incidió en la importancia de la educación: “Cedro -concluyó Díaz- desarrolla desde hace más de diez años con grán éxito el concurso Es de libro, y sabemos que la concienciación es tarea de todos. Los estudiantes de música deben saber que también hay que respetar la propiedad intelectual al fotocopiar libros o partituras“.

También consideró Díaz que aunque la Ley de Propiedad Intelectual “no gusta” a los expertos en la materia, sus resultados podrían ser mucho mejores con voluntad política.”En el caso concreto de la lucha de la piratería, la Administración podría favorecer, por ejemplo, la creación de una lista de sitios que no respetan la propiedad intelectual para que las empresas del sector de la publicidad sepan donde no es recomendable invertir el dinero de sus clientes. Es una medida que está demostrando su eficacia en otros países, sin embargo en España no existe el apoyo institucional y es mucho más difícil desarrollar iniciativas así”.

Luis Felipe Palacios, director general de SGAE, abundó en la importancia de educar en el respeto a la creación: “La concienciación es clave, porque los jóvenes respetan la propiedad intelectual una vez les explican sus consecuencias”. En esta línea, Carlota Navarrete valoró que la clase política ha experimentado un punto de inflexión y tomado conciencia del valor de las industrias de contenidos y del daño real que causa la piratería a un sector productivo en su conjunto y a miles de profesionales.