Las industrias de contenidos y los ISP de Bélgica alcanzan un acuerdo antipiratería

Como parte de una estrategia conjunta contra la piratería de contenidos audiovisuales y musicales en internet, las industrias de contenidos y los proveedores de servicios de internet (ISP) de Bélgica han presentado a la Justicia de ese país un listado de 33 sitios piratas y 450 nombres de dominio solicitando el bloqueo de todos ellos.

Según informa el periódico de información económica belga L’Echo, después de más de un año enfrentados en un conflicto judicial, las industrias del cine y la música de Bélgica, por una parte, y los principales proveedores de servicios de internet del país, por otra,  han decidido, mediante una petición conjunta, encontrar una solución justa al problema de la piratería en internet.

En una audiencia celebrada el pasado miércoles por la mañana ante el Tribunal Comercial de Bruselas, Benoît Michaux, el abogado de la Belgian Entertainment Association (BEA), que representa los intereses de la industria del cine y la música, resumió las posiciones de cada parte. Asumiendo que se encaminaban hacia un procedimiento judicial clásico y probablemente largo, BEA y los principales ISP belgas (Proximus, Telenet y VOO-Nethys y Brutélé) decidieron acordar una estrategia común, consecuencia de que “el Parlamento Europeo ha establecido un mecanismo para reclamar al órgano jurisdiccional nacional que ordene a los ISP el bloqueo de los sitios web más polémicos”, según argumentó Benoît Michaux, asistido por Stephanie Hermoye.

Con el fin de bloquear los sitios que permiten a los usuarios descargar contenido de manera ilegal, BEA y los proveedores de servicios de internet han acordado una lista de 33 sitios web y 450 nombres de dominio que facilitan descargas ilegales, que presentarán de forma común al juez para que este determine la ilegalidad, o no, de todos ellos. Además, las partes informaron al juez que se reservaban el derecho de presentarse ante él periódicamente para actualizar la lista en cuestión.

Enfoque común

“Hemos acordado un enfoque común, tras dialogar e identificar las medidas razonables que pueden ser ordenadas por un tribunal de forma coherente con la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE)”, añadió Michaux. Este enfoque común para enfrentar la piratería de contenidos y las descargas ilegales es lo más destacable en primer lugar de este acuerdo, un sentimiento resumido por el abogado de BEA: “Esta solicitud conjunta es ciertamente inusual, pero las cosas están cambiando, hay una cierta madurez de las mentes, nos damos cuenta, todas las partes, de que debemos afrontar el problema de la piratería de una forma clara y directa, y existe una visión común sobre cómo identificar la piratería y qué hacer contra ella”, concluyó.

El acuerdo en cualquier caso se limita por el momento a consensuar la lista de sitios y dominios para bloquear que se presentará al juez. Los ISP no reconocen culpabilidad o responsabilidad, amparándose en la Directiva de comercio electrónico de 8 de junio de 2000 que les otorga cierto grado de neutralidad, especialmente con respecto a lo que sucede en sus propias redes. Si uno de estos proveedores decidiera intervenir y detener una práctica considerada ilegal, podría perder esta neutralidad y ser nombrado responsable de las acciones de los sitios denunciados.

“Los actores responsables quieren demostrar que es posible detener la piratería a través de la ley procesal”, dijeron Benoît Van Asbroeck, Proximus y el directorio de Telenet. Por mutuo acuerdo, los ISP y la BEA han decidido presentar una lista común al juez y cumplir con el juicio de este último. Bertrand Vandevelde, el consejo de VOO, también se refirió a la justicia como solución: “Como hemos dicho, debería permitir evitar un juicio prolongado en un materia en constante evolución”.