Carme Riera, presidenta de Cedro

“Escribir sigue siendo llorar”

“De la propiedad intelectual dependen los derechos de autor, eso es, los derechos morales y patrimoniales de los creadores -escritores, traductores, músicos, cineastas, etcétera- tienen sobre sus obras. Unos derechos que son ignorados, despreciados e incluso robados de manera cotidiana, con la mayor desfachatez".

[…]

 

“Como conozco mejor que ningún otro, por lo que me atañe, lo que ocurre con los derechos de autor de los escritores y el pillaje sistemático al que estamos sometidos, apuntaré una serie de datos, recogidos por la Coalición de creadores, que por sí solos evidencian la magnitud del expolio: en el pasado año 2017 por cada libro vendido se piratearon tres y las descargas aumentaron un 9 % más que en el 2016 a cargo, nada menos, que del 24 % de los internautas. Así se contabilizaron 419 millones de accesos ilegales (un 12 % más que en el 2016). El resultado se resume en 3.609 millones de euros estafados.

Naturalmente el problema del pirateo no afecta solo a nuestro país, afecta al mundo entero y por eso en muchos estados de nuestro entorno, Francia, Portugal, Alemania, Reino Unido, se han tomado medidas para erradicarlo. Incluso en países mucho más alejados como Corea del Sur, con unas ratios de población y un PIB similar al nuestro, se destinan muchos más esfuerzos que aquí a la lucha contra la piratería”.

[…]

 

Fuente: La Vanguardia, 29 de abril.