La Justicia ordena el bloqueo de cinco de las páginas piratas de cine más dañinas

 Vodafone, Telefónica y Orange implementan las medidas cautelares de bloqueo decretadas por el juzgado de lo Mercantil número nueve de Barcelona contra Elitetorrenz.biz, Mejortorrent1.com, Gnula.nu, Mejortorrent.org y Gnula.se. La industria de contenidos destaca el equilibrio de la medida judicial, que ordena bloquear dichas páginas fraudulentas, que perjudican tanto a creadores, como a ISPs y a consumidores de contenidos digitales.

La Justicia ha vuelto a decretar medidas cautelares, ahora mediante un auto emitido el pasado 11 de marzo, para que Vodafone, Telefónica y Orange bloqueen el acceso de sus usuarios a las páginas Elitetorrenz.biz, Mejortorrent1.com, Gnula.nu, Mejortorrent.org y Gnula.se. Los proveedores de internet ya han hecho efectivas las medidas, ordenadas en esta ocasión por el juzgado de lo Mercantil número nueve de Barcelona (en febrero fue el número once de la misma ciudad), inhabilitando el acceso de forma masiva a dichas páginas fraudulentas, que exhiben ilegalmente películas y con las que obtienen un beneficio tan ingente como ilícito gracias a los ingresos publicitarios que generan.

El auto judicial se ha emitido en tiempo récord, tan solo 42 días después de que varios estudios de cine y televisión interpusieran la demanda. Los operadores de internet han efectuado el bloqueo de manera inmediata nada más tener conocimiento de la decisión judicial. El bloqueo de estas páginas ilegales es una de las herramientas de las que la industria del cine dispone para combatir la piratería y conseguir tanto la justa remuneración por la oferta cinematográfica que comercializa como poder ofrecer al usuario un entorno online seguro, protegido y de calidad.

El auto recoge la obligación de impedir a través de los medios técnicos y mecanismos que consideren más eficaces para terminar o reducir significativamente, de manera real y efectiva, el acceso de sus clientes desde el territorio español a las páginas web en cuestión. Además, debe incluir también otros dominios, subdominios y direcciones IP cuyo exclusivo o principal propósito sea facilitar acceso a dichas páginas web, tales como páginas web que sirvan para eludir o evitar las medidas de bloqueo y permitir el acceso a los usuarios desde el territorio español a las citadas páginas ilegales.

Motion Picture Association (MPA) asociación a la que pertenecen los estudios cinematográficos y de televisión, cuyas empresas matrices en EE. UU. interpusieron la demanda considera que la medida decretada por la juez es crucial para proteger tanto los legítimos derechos de los propietarios de las obras y salvaguardar la propiedad intelectual de las mismas como para garantizar un entorno online seguro y de calidad para los usuarios que disfrutan de las mismas.

Stan McCoy, Presidente y Director General de MPA para EMEA, señala: “Las medidas decretadas son un ejemplo de cómo crear más oportunidades para la oferta cultural legítima. Al combatir la piratería, apoyamos la creación de empleos y crecimiento en el sector creativo”.

Estela Artacho, presidenta y directora general de la Federación española de distribuidores cinematográficos, Fedicine, afirma: “La oferta cinematográfica que comercializamos está hoy más y mejor protegida gracias a la imposición por primera vez de unas medidas cautelares contra las páginas fraudulentas en cuestión. Agradecemos a Vodafone, Telefónica y Orange la rapidez y diligencia a la hora de aplicar dichas medidas cautelares”.

Las películas que tanto nos gustan tienen un valor intangible que trasciende el plano económico porque aportan creatividad y emoción. Como industria, trabajamos por ofrecer la mejor experiencia cinematográfica al espectador y por hacer que la cultura sea accesible para todos, pero también como industria, necesitamos poder remunerar dignamente a todos los que participan en la cadena de valor de la película, sólo así nuestro sector será lo suficientemente sostenible como para poder seguir ofreciendo al espectador esas historias que nos emocionan.

Los operadores de internet sufren también los estragos de la piratería porque los contenidos que éstos comercializan o han empezado a producir también son “objeto de deseo” por parte de las páginas fraudulentas. Por eso Fedicine pone en valor los pasos que se están dando en España a la hora de avanzar en la colaboración con los prestadores de servicios de internet para combatir la piratería. El bloqueo de páginas fraudulentas es una práctica habitual casi todos los países de la Unión Europea, como por ejemplo Portugal, Italia o Francia.

Carlota Navarrete, directora general de la Coalición defiende con rotundidad el bloqueo de páginas fraudulentas como el instrumento legal más eficaz para defender los derechos de las industrias de contenidos y detener los perjuicios reales que dichas webs ilegales ocasionan: “Se trata de una medida que ya ha demostrado su efectividad y que no sólo beneficia al audiovisual si no, también, a otras industrias de contenidos digitales y por extensión a todos sus usuarios, a la oferta legal, a la economía y al empleo. El único perjudicado es el pirata, y su modelo de negocio ilegal”.