La voluntad política es esencial para que la lucha contra la piratería funcione

El Foro Crea Cultura de Atresmedia organizó este miércoles un interesante debate en el espacio Bertelsmann de Madrid sobre la piratería digital de contenidos en internet.

¿Como enfrentar a toda una industria ilegal en el mundo que gana millones de euros a costa de piratear películas, series, músicas y libros ajenos? ¿Cómo funcionan estos entramados? ¿Cuáles son sus fuentes de ingresos? ¿Cómo combaten los autores a quienes se aprovechan de ello? Son algunas de las preguntas a las que dieron respuesta Laura Urquizu, Ceo de Red Points, Manuel Moregal, fundador y CTO de 3Ants, y Ricardo Mateos, Director de Operaciones en Internet de la Federación Antipiratería (FAP), que abordaron entre otros asuntos cómo persiguen, en nombre de los titulares de derechos de autor, la subida masiva sin autorización de contenidos protegidos a internet.

“Si creías que el pirateo de propiedad intelectual es cosa de tres chavales o de personas a las que les gusta compartir cultura, estás lejos de conocer un submundo que ha crecido y sigue haciéndolo cada año. Los ingresos que estas mafias generan en publicidad y estafas pueden acabar, debido a su enorme volumen, sustituyendo el comercio de drogas en unos años”, señaló para iniciar el debate la conductora del debate, la periodista Helena Resano.

Ricardo Mateos señaló que precisamente por ello una de las actividades de la Federación Antipiratería (FAP) consiste en impulsar la localización y bloqueo de las vías de financiación de las webs de piratería, porque efectivamente este comercio ilícito con los contenidos protegidos es, ante todo, un gran negocio.

Cuando lógicamente aparació Google en el debate, como gestor de un altísimo porcentaje de los ingresos publicitarios mundiales en internet, Laura Urquizu y Manuel Monegal afirmaron sin ambages que el gigante tecnológico podría hacer mucho más de lo que hace para reducir el fraude de contenidos. “Es inevitable –añadió Mateos- tener una relación de amor-odio con Google, porque es cierto que te da herramientas contra la piratería pero podría hacer mucho más de lo que hace”.

En el turno de preguntas planteó algunas reflexiones Antonio Resines, quien cuestionó la voluntad política que existe realmente para atajar la piratería digital y, apoyándose en los datos del Observatorio de piratería, reclamó una implicación del Gobierno para erradicar esta lacra similar a la existente en países de nuestro entorno como Francia, Italia o Reino Unido.