Internacional

Artículo

Japón ultima una reforma legislativa que castigará con hasta cinco años de cárcel los enlaces a piratería

Los sitios web que enlazan a contenido protegido infringiendo derechos de propiedad intelectual no eran hasta la fecha ilegales según la ley japonesa. El gobierno ultima una reforma legislativa que contempla penas de prisión de hasta cinco años para los propietarios de las webs de enlaces que faciliten el acceso a contenidos pirateados y se nieguen a atender las solicitudes de eliminación.


El Parlamento Europeo aprueba la propuesta de directiva de propiedad intelectual

El Parlamento Europeo ha aprobado la propuesta de reforma de la directiva de derechos de autor para adaptar la regulación de la propiedad intelectual al entorno digital con 438 votos a favor, 226 en contra y 39 abstenciones. Tanto la implantación de un derecho conexo para los editores de prensa como la delimitación de la responsabilidad de las plataformas de internet por el contenido publicado por el usuario, aspectos tratados por los controvertidos artículos 11 y 13, permanecen en el texto que negociarán Parlamento, Consejo y Comisión para consensuar su aprobación definitiva. El Comité de Asuntos Legales ha realizado ciertos cambios a la propuesta rechazada en julio y se han presentado muchas enmiendas –más de doscientas– para alcanzar un mayor consenso.






Las industrias de contenidos y los ISP de Bélgica alcanzan un acuerdo antipiratería

Como parte de una estrategia conjunta contra la piratería de contenidos audiovisuales y musicales en internet, las industrias de contenidos y los proveedores de servicios de internet (ISP) de Bélgica han presentado a la Justicia de ese país un listado de 33 sitios piratas y 450 nombres de dominio solicitando el bloqueo de todos ellos.


Europa exige a los gigantes de internet más esfuerzos contra el contenido ilegal

La Comisión Europea ha publicado su recomendación sobre las medidas para abordar con eficacia la lucha contra el contenido ilegal en internet, un documento de especial relevancia política para los titulares de derechos de propiedad intelectual y las industrias de contenidos digitales porque envía un mensaje contundente a las plataformas de internet, a las que exige la implantación de medidas concretas para erradicar los contenidos ilegales online, desde la piratería de música, cine, libros, videojuegos y otros contenidos culturales hasta la propaganda terrorista y el discurso xenófobo, racista o de odio.