Australia ultima una nueva reforma legislativa contra la piratería online

Australia ultima una nueva reforma legislativa contra la piratería online que pone el foco en los resultados de búsqueda de Google "para bloquear rápidamente proxys y mirrors piratas".

Después de implementar una política de bloqueos mediante intervención de diferentes ISP a varios sitios piratas, los legisladores australianos planean un nuevo avance regulatorio sobre los resultados de búsqueda de Google.

La lucha contra la piratería se está volviendo cada vez más un tema de la agenda política australiana. De hecho, la Ley de Derechos de Autor de Australia (Australia’s Copyright Act) de 2015 ha resultado una herramienta efectiva para los propietarios de los derechos intelectuales de contenidos audiovisuales, que en reiteradas ocasiones han presentado cautelares para que los proveedores de internet (ISP) bloqueen decenas de sitios piratas como ThePirateBay.org, 123 Movies.is y EZTV.ag.

Ahora, el ministro de Comunicaciones australiano, Mitch Fifield, impulsa una modificación a la Ley de Derechos de Autor que pretende tratar específicamente la cuestión de la piratería online, conocida como Copyright Amendment (Online Infringement) Bill 2018.

El nuevo proyecto pretende ampliar el margen de acción de los propietarios de derechos, para que, además de solicitar el bloqueo de los sitios, estos puedan actuar directamente sobre la principal puerta de entrada de usuarios a los servicios piratas: los motores de búsqueda.

“Estamos listos para cooperar con Google. Vemos un Google Bueno y un Google malo. Pero el Google malo es tan malo como lo era la industria del tabaco hace 30 años. Ellos saben lo que están haciendo. Están facilitando y permitiendo el crimen, y llegó la hora de que empiecen a revisar sus acciones”, señala Graham Burke, presidente de Village Roadshow.

La industria considera que Google debería hacerse cargo de su rol de mediador entre los usuarios y el contenido pirata al cual facilitan el acceso. No sirve de nada cerrar la entrada principal de un negocio ilegal si Google se encarga de hacer entrar a los usuarios por la puerta de atrás. Por eso, el nuevo proyecto de ley obligaría a Google a excluir a dichos sitios de sus resultados de búsqueda. De esta manera, se podrá atacar con más eficiencia el abanico de mirrors y proxies utilizados por los piratas, para que tampoco aparezcan en los resultados de búsqueda.

“La nueva ley abarcará un rango más amplio de sitios web y servidores de alojamiento de archivos en el extranjero, utilizados para compartir música y películas, y aportará recursos para bloquear rápidamente proxys y mirrors piratas”, dice la declaración del parlamento.

La ley ya recibió su primera aprobación en la cámara baja.